Pale Green Ghosts, John Grant ha vuelto

Quiero hablar de John Grant y su último disco, pero para llegar a John antes hemos de pasar por un par de personas que me gustan mucho. No las conocéis, una pena.

Hace un par de años una chica de Badajoz entró a vivir en mi piso. A mi me causaba mucha curiosidad, quizá por su acento, quizá por su pelo enmarañado siempre rondando por su cara.

El caso es que esa curiosidad tenía que saciarla, así que como no me daba mucha coba en las reuniones hogareñas, decidí hacerme amiga de Facebook y conquistarla de manera online.

Aceptó mi amistad y mi siguiente paso fue minarle su timeline con chorradas y algún que otro video musical hasta que acerté con uno. La canción se llamaba Head Home y el tema pertenecía a un grupo llamado Midlake.

Si había conseguido captar su atención con un tema tan exquisito como ese, esa chica molaba.  Nos hicimos muy amigas y Head Home se convirtió en “ese tema que nos unió”.

Poco tiempo después empecé a trabajar en un sitio y conocí virtualmente a un chico que comentaba los videos musicales que subía a la página de Facebook de mi nuevo trabajo. Un día se presentó allí, nos conocimos. No sé por qué, quizá por romper el hielo le hablé de Midlake y creo que esta vez fue él quien pensó, “si conoce a Midlake, esta chica mola”.

La cosa es que al final los 3 molábamos y nos hicimos amigos. Fue entonces cuando conocimos a John Grant, que había colaborado en uno de los discos de este grupo y viceversa.

Había sacado su disco Queen of Denmark y salía en muchos medios. Mi amigo me mandó un reportaje sobre él de Eps y al leerlo caí rendida a sus pies. ¿Cómo un hombre tan hombre, haciendo las maravillas que hacía podía haber vivido una vida con tanta pena encima? ¿Cómo podía ser tan para comérselo?

Comenzamos a escuchar sus canciones de manera obsesiva, como todo lo que hacíamos aquellas 3 patas para un banco, hasta que un día nos enteramos de que actuaba en el Teatro Lara de Madrid presentando su disco Queen of Denmark. Yo concursé en todos los sorteos de entradas que habilitaron, gané muchos de ellos y pudimos ir todos a ver su concierto.

Al entrar al teatro nos cruzamos con él en la puerta. Mi amiga y yo nos quedamos paralizadas, hasta que le dí un codazo y ella exclamó: “Uy, ¡hola!!, ¡venimos a ver tu concierto!!” Él nos miró con una sonrisa de oreja a oreja y nos dijo un “HOLA” que casi nos entierra vivas. Nosotras con las bragas sobrevolando el teatro nos dirigimos a nuestros puestos y disfrutamos de un concierto maravilloso. A mi me tocó sentarme en el gallinero y una columna atravesaba mi visión, aún así, fue GRANDE.

Hoy he escuchado por primera vez su nuevo disco  Pale Green Ghosts, me lo ha regalado mi amigo. El primer tema, que da título al disco, me ha maravillado, incluso me ha dado la sensación de que es animadillo  y eso me alegra, me hace pensar que John se ha venido arriba y está contento consigo mismo. Lo que me despista, incluso me da un poco de miedo es que en este disco cuenta con la colaboración de Sinead O’connor, que no es precisamente un ejemplo de felicidad y armonía. Pero como reza mi twitter, a veces esta bien conocer a gente un poco más “pringada” que tú para venirte arriba. Y cuando digo “pringada”, realmente no es el adjetivo que define a Sinead… pero creo que ya sabes por donde van los tiros…

 

En el primer tema pulula de fondo una melodía sacada de otro sitio y me tiene loca, la persona que descubra la procedencia, por favor, que sean tan amable de ilustrarme con algún comentario o me volveré tarumbita.

Be Sociable, Share!

1 Comentario en este Post

  1. Pale Green Ghosts, John Grant ha vuelto « Diario de una loser

Deja tu comentario...