The Perks of being a Wallflower

Hace ya un mes que vi The Perks of being a Wallflower y desde entonces no he podido dejar de recomendar esta película.

Quizá Searching for Sugar Man le ha hecho un poco de sombra, pero ha sido volver a ver el trailer y Charlie ha vuelto a recordarme por qué en febrero decidí jurarle amor eterno.

Reconozco que cuando vi ambas películas estaba bajo los efectos de una premenstruación salvaje. Aún así he comparado y cruzado mis propios sentimientos con los de otras personas similares e incluso diferentes a mi, y excepto una persona en Twitter, que no estaba de acuerdo con mis palabras, todas las personas que han seguido mis recomendaciones, están conmigo: The Perks of being a Wallflower es una preciosidad!!!

Además siendo esto Diario de una loser no puedo hacer otra cosa que sentirme, si no identificada con Charlie, por que yo nunca tuve, ni de lejos, sus problemas, si siento cierta empatía y no puedo dejar de recordar algunas de las maravillosas escenas que nos brinda la película.

Cuando están en el baile del instituto y Charlie se arma de valor para salir a la pista, o cuando el majísimo de Patrick le presenta, lo que por seguro es, su primera fiesta … Son momentos que sin ser gran cosa, son perfectos, preciosos y llenos de sensibilidad sin caer es las utopías.

Yo también me sentí infinita las primeras veces que salí con un grupo de amigos con los que sentí que verdaderamente encajaba, que escuchaban la misma música que a mi me  hacía flotar o pensaban que la vida era mucho más de lo que estábamos viviendo y  preferían  la aventura de coger un tren y dos autobuses para ver una película en versión original a ver la típica proyección del cine del centro comercial.

Son tonterías, pero tonterías que con 15 años  importan casi por encima de todo.

Por supuesto recomiendo la lectura del libro de  Stephen Chbosky, que al mismo tiempo es el director del filme. Si tu dominio del inglés es  el de un español medio, te vendrás arriba, pues la novela está narrada por un chaval de 15 años y no es difícil de entender en el idioma original.

2 minutos y 26 segundos que pueden marcar un antes y un después.

La banda sonora de The Perks of being a Wallflower, sin duda es uno de las cosas que convierte esta película en un must.

No me hubiera importado para nada ser una wallflower en el instituto si cada día me hubiera acompañado la música de los Smiths,  Bowie o New Order… pero bueno, pude salvar mis momentos musicales con Placebo y Radiohead… aunque eso no me salva ni borra de mi biografía la obsesión que tuve por Whitney Houston hasta bien mayorcita.

¿Y a ti qué grupos te acompañaban en el walkman  el trayecto al instituto?

Be Sociable, Share!

2 Comentarios en este Post

  1. William dice:

    Solo puedo darte la razón. En TODO.

    Aunque has olvidado mencionar uno de los pesos pesados de la banda sonora que, además, juega un papel importante en la película. No solo suena la tremenda e inolvidable Pearly Dew Drops Drops de Cocteau Twins, sino que la mencionan de forma intencionada y encaja perfectamente en esta historia de urgencia adolescente llena de ternura.

    Una vez más, un gran post. Digno de una loser de nuestros días y de nuestra generación treintañera.

Deja tu comentario...