The Killing, por qué tienes que verla.

La semana pasada comencé a ver The Killing. Contra todo pronóstico he pasado del primer capítulo y ya estoy a punto de ver los últimos de la primera temporada.

Cuando hablé de Utopía en un post anterior, comenté que me recordaba bastante al rollo de Twin Peaks. Pues bien, en realidad The killing es mucho más Twin Peaks que Utopía, y entre ambas no hay nada que les pueda relacionar. Así que creo que es verdad eso que dicen, “las comparaciones son odiosas”, y quizá más si las hace una loser.

Voy a hablar de The Killing intentando no encontrar similitudes de las que luego tenga que desdecirme.

El personaje de la detective Linden es de esos personajes femeninos de los que siempre se termina hablando y elogiando. De carácter frío y calculador, a juego con su cabello pelirrojo y su cara de muñeca de porcelana. Mujer casada y con un hijo, pero vamos,  de esas madres telefónicas que nunca llegan a la hora de la cena y son las reinas de retrasar promesas. Vamos, una madre de esas que dices que menos mal que no hay más que una… Y su vida personal, o pilla más fuerza o que la dejen pasar, in my opinion.

Por otro lado está el detective, reconozco que me pone un poco de los nervios y no termino de pillarle el punto. Parece de todo menos un detective de homicidios reciclado.  Su nombre en la serie es Stephen Holder. Siempre va vestido como de tio enrollao y es de esos personajes que esperas que te  defraude de un momento a otro pero al mismo tiempo quieres darle un mini voto de confianza.

Sara Linden y Stephen Holder

Sara Linden y Stephen Holder

Ambos personajes investigan el asesinato de Rosie Larsen, una niña de 17 años encontrada asesinada en circunstancias raras, como en casi todos los asesinatos,vaya.

Hay otro personaje al cual no consigo ubicar. Se trata de un político con pinta de buena gente, su nombre es Darren Richmond y la verdad es que ya puede espabilar, por que no dejo de verlo como un poco “such a loser y cada vez más lejos de su objetivo: la alcaldía de Seattle.

Hasta aquí parece una serie más de asesinatos e investigaciones, pero la peculiaridad de esta serie, es que a pesar de ser un remake de la serie danesa Forbydelsen, el resultado está fenomenal. Todos sabemos que segundas partes nunca fueron buenas, y menos cuando se trata de americanos haciéndose los europeos. Esta vez dejan la vergüenza ajena aparcada y de momento llevan buena nota.

Según avanzan los capítulos el interés aumenta hasta tal punto que tragarte 4 capítulos seguidos es un inocente lunch. Esta serie pide atracones y los personajes que menos interés podrían causarte terminan poniendo en tus labios un WTF del tamaño del toro de Osborne, con sus colgantes incluidos. No sé mucho de Teorías que no sean la del Big Bang, pero creo que el efecto dominó estaría muy bien traído, pues todos y cada uno van cayendo como moscas cojoneras.

personajes the killing

La serie parece estar rodada bajo las cataratas de Niágara. Lluvia, lluvia y más lluvia.  ¡Parece la semana santa de este año! Pero a pesar de estar viendo constantemente escenas oscuras, de estar oyendo el ruido de la lluvia contra el asfalto e intentando descifrar la cara y los pensamientos de Sara Linden, la serie es agradable de ver. La banda sonora ha sido elegida con gran acierto  para acompañar las imágenes e incógnitas que dejan cada final de capítulo.

Reconozco que no me atrevo a ponerlos por las nubes porque como digo, me quedan un par de capítulos para terminar esta primera temporada…y sin querer he caído rendida en brazos de un spoiler, y a pesar de haberlo leído medio cerrando los ojos, me ha parecido ver escrito Lost… e intuyo que comparaban finales insólitos o salidas de madre … Así que lo mismo no todo el monte es orgasmo con esta nueva panda.

Retomando, si algún alma cándida apoya mi comparación de las dos series comentadas con la de Laura Palmer, un comentario piadoso será bienvenido.

Be Sociable, Share!

1 Comentario en este Post

  1. Lenina dice:

    La comparación entre Laura Palmer y Rosie Larsen es inevitable, sí.

    A todos se nos pasó por la cabeza y el disfrute de la incógnita sobre ¿quién las mató? es lo que las une definitivamente.

    Por lo demás me quedo con esta última mucho mas mejor para evitar jaquecas.

Deja tu comentario...