Jeff who lives at home

Jeff y los suyos

Empezó el buen tiempo y saqué a pasear a la perra que llevo dentro…Así que no he podido ver películas o series que alimenten esta sección hasta que mis plegarias fueron atendidas y las lluvias me devolvieron a mi hogar… de todas formas no estaba yo muy acertada en mis elecciones cinematográficas ultimamante…

Hace 3 días por fín me planté y encontré una digna de mención. Jeff, who lives at home.

Tampoco es que sea una película para tirar cohetes, sin embargo me tuvo contenta durante los clásicos 90 minutos que dura.

La película se estrenó en 2011 y creo que pasó sin pena ni gloria, aunque si tuvo gloria, no voy a ser yo quien la recuerde con esta memoria Nemo que me gasto.

Los directores son los hermanos Duplass que andan un poco a las puertas de convertirse en los nuevos reyes del cine independiente. Creo que no he visto nada más de ellos, pero éstos comentarios mola hacerlos para incentivar la curiosidad y he estado documentándome por ahí, así que tampoco estaré diciendo ninguna estupidez.

De lo que sí puedo hablar es de los protagonistas. Uno es bien, el otro es mal.

Narra la historia de dos hermanos (quizá roza la autobiografía de los directores, pero mira que me extraña) que tienen una serie de encuentros y desencuentros a lo largo de la historia. Uno es un empanado que sigue viviendo con su madre, la siempre maravillosísima Susan Sarandon_ga. Jeff, que así es como se llama el protagonista, está interpretado por Jason Segel, por lo tanto, si has visto ya cosas de este actor sabes que como mínimo vas a esbozar sonrisa en todas sus escenas, porque Jason es amor.

Su personaje es un ser entrañable, más perdido que un pulpo en un garage y en una constante búsqueda de señales que marquen su vida y guíen su camino. Como filosofía de vida puede estar bien siempre y cuando no intentes captar esas señales mientras fumas porros sentado en el sofá de la casa de tu madre. Al menos hazlo en un parque mientras ves la vida pasar, ¡hombre de Dios!

El otro hermano, sin embargo, se cree todo lo contrario. Y digo que se cree porque tiene un sentido de su realidad bastante equivocado… Ed Helms, actor de “Resacón en Las Vegas”, construye un personaje que sólo puede dar asco, pereza y ganas de darle una patada voladora que le lleve al infinito y más allá. Su perilla ya te da derecho a odiarle, pero es el compañero de batalla perfecto para las situaciones que nos plantean los Duplass y como actor se merece todo mi respeto. Borda el personaje.

Y por último pero no menos importante…La Susan. A mi con Susan me ha pasado como con Bill Murray. He tenido que ser mayor para valorar el arte y el atractivo físico de estas personas. Ahora la amo y creo que su personaje de oficinista aburrida del coño que interpreta en esta película es maravilloso. No tiene un papelón, no os vayáis a creer, pero se hace querer y mucho.

Una película perfecta para ver un día cualquiera. ¿Le pediríais algo más a la vida?

 

 

Be Sociable, Share!

Deja tu comentario...