Mujeres, héroes y viceversa

Hay días que no tengo esa sensación de frescor íntimo y he decidido que al tener un blog  voy a compartir mis reflexiones sin importancia.

Definitivamente ser mujer y no morir en el intento es algo que superarán las mujeres de las películas de la Coixet o Almodóvar porque a mi edad puedo decir con la boca grande y la mano en el pecho que mi mundo es otro. Yo me muero todo el rato.

No entiendo cómo hay gente que compagina una vida profesional de éxito con la vida social y conyugal.  ¡A mí no me da la vida! Y eso que ahora mismo considero que  el éxito es llegar a fin de mes sin sumar más deuda en la tarjeta de crédito.

Si  al éxito social, conyugal y laboral le sumamos unas clases de culo 10 para llevar con dignidad esta herencia brasileña que no sé de dónde coño ha salido, las excursiones al supermercado y las horas delante de los fuegos para alimentar este cuerpazo que Dios me ha dado, considero justo montar un pollo si se me junta la puesta de una lavadora con la llegada de la menstruación. Por mucho menos hay tiros en pueblos de Extremadura.  A veces entiendo el momento de Penélope Cruz en “Todo es Mentira” mientras agita una fregona al aire y grita “que yo no estoy loca”.

Yo no estoy loca, pero nunca tuve la intención de pasar una madurez prematura embutida en unas mallas de superhéroe. No soy de leggins, demasiada honestidad para un cuerpo de curvas erróneas.

Tengo la sensación de que a mi reloj le robaron algunas horas el día que me enganché una mini castaña en el rastro, que ya sabemos que allí roban mucho. Por supuesto si me emborracho tiene que ser de forma diminuta porque no tendría tiempo de recuperarme sin dejar de hacer las mil quinientas cosas a las que me comprometo en mi día a día, porque claramente soy yo la que me meo encima y me engaño con que llueve.

No se puede ser mujer sin morir en el intento y no es mi intención ponerme como las millones de bolleras que pululan por Twitter, es decir, dramática y apestando a pachuli.

A veces me digo:  “Relájate, date una ducha y desconecta” pero claro, a la vista está que los problemas no se van por el desagüe.  Así lo demostraron grandes damas como Whitney, Carmina o Amy, aunque igual ellas sí consiguieron tirar por el desagüe todos sus malos rollos, pero claro, se fueron tras ellos.

Con todo esto de la falta de tiempo y, por consiguiente, la falta de frescor íntimo,  me he obsesionado con una idea: Quiero una becaria que haga las cosas personales que a mí no me da tiempo a hacer. Quiero una becaria que me ordene el armario cuando se me va de las manos o que me descongele los filetes de pollo 4 horas antes de la cena. No pido demasiado, en realidad cualquiera puede hacerlo. Cualquiera menos yo.

becaria busca becaria

No sé qué tal quedaría un “Becaria busca becaria para tareas del hogar y lo que surja”, pero viendo el morro que tienen las personas que ponen los anuncios de las ofertas de trabajo quizá no tarde en lanzarme al deporte nacional de la contratación gratuita. A fin de cuentas para la persona que acepte el puesto no  deja de ser curriculum. “Asistente personal de una blogger sin éxito pero con vistas”. Y ahora que saco este tema me viene a la cabeza una oferta de trabajo que vi no hace mucho que ahora que estoy tacañona total me hierve la sangre de pensarlo.  No la cito textualmente, pero si mi memoria no falla decía algo así:

“Se busca persona entre 24 y 30 años, seria y responsable. Se requiere conocimientos demostrables de Redes Sociales, Generación de Contenidos,  Diseño Gráfico , HTML y nivel alto de inglés escrito y hablado. Experiencia en empresa similar de 2 años mínimo y carta de recomendación para trabajo en una prestigiosa agencia. 40 horas semanales. El primer año contrato de prácticas remuneradas (450€ /mes).

No entiendo cómo este tipo de ofertas no reciben respuestas tipo esta:

“Joven de espíritu, 35 años de edad (aparento menos de 30) se ofrece a vuestro puesto de trabajo. Mi curriculum es el cariño de mi público, os adjunto la url de mi Facebook como credencial, donde además comprobaréis que el manejo de las redes sociales es algo innato en mí. Podéis llamar a mi madre, tiene un bar y le he gestionado su página de Facebook desde 2010. Podría mandaros una carta de recomendación pero sabéis que las madres siempre hablan bien de sus hijas y mejor ahorraros la molestia.  No sé de diseño pero hago auténticas cucadas con aplicaciones de móvil, que son el futuro. Genero contenidos desde que me levanto hasta que me acuesto y como muestra de ello os adjunto el diario que comencé en 1990.  HTML no uso, soy más de gmail y todo el mundo sabe que por mucho que abreviéis HoTMaiL está obsoleto. Sé el inglés que aprendí en el colegio con Sister Peace, me adoraba y sacaba muy buenas notas.  Además de todo esto, a los 15 años con el kit de patinaje me regalaron unas rodilleras a las que todavía no les he dado uso, y digo yo que llamando a filas para chuparla y que nos den por culo sin lubricante que menos que llevar indumentaria adecuada para arrodillarse o en su defecto pillar punto de apoyo. “

Si alguien me lee os animo a que me chivéis si os encontráis alguna oferta tipo la que os he comentado. A dios pongo por testigo que si me vuelve a pillar una mala regla les diré de todo menos bonitos.

Por último, pero no por ello menos importante, si alguna busca prácticas, recordad que OFREZCO RODILLERAS para facilitaros un trabajo digno.

Be Sociable, Share!

9 Comentarios en este Post

  1. Lenina dice:

    ¡A mí no me da la vida! Brillante señorita.

    Yo una vez respondí a una oferta similar preguntando si el lubricante lo ponía yo o ya lo daban ellos….Me llamaron porque: ” No entendían si tenía interés o no en la oferta”….Les puse a parir con mucha educación eso siempre….>;D

  2. cristina dice:

    Muy bueno el post. Sin pelos en la lengua. No me puede gustar más.

  3. calamarin dice:

    Yo creo que las personas que aceptan ese tipo de trabajo básicamente tienen dos problemas, escrúpulos morales, y un físico poco agraciado, yo como no tengo ninguno de los dos, llegado el momento me compro una caja de viagra y me lo monto de chapero, que me consta que ganan mucho más y con menos esfuerzo…

  4. Asco reglas… Luego dicen los tíos que les gustaría tener hijos a ellos… ¡Venga ya!

    http://www.adolestreinta.com

Deja tu comentario...