Fe de etarras, todo entra con calzador

Hace unos días, el típico sábado tarde después de comer, consideré buena idea ver la película Fe de Etarras.

Quise darle una oportunidad, francamente, en un momento dado creí que la película podría gustarme. Con todo el lío que se había montado en las redes sociales con la gente de bien que estaba a favor de la publicidad de Pablo Emilio Escobar Gaviria en plena Puerta del Sol, pero en contra de la publicidad de Fe de Etarras, pensé que había que verla para poder comentarla en un futuro viaje de bla bla car hacia el norte. Una vez más se ha hecho un buen trailer de una película de mierda. O mejor dicho, se ha hecho una publicidad buena de una película de mierda. Esto de que la película es una mierda no cambia. Lo siento. No es que sea yo una crítica cinematográfica, pero sé cuando algo me gusta y cuando algo me horroriza, y esto, me horrorizó.

publicidad fe de etarras en San Sebastian

Publicidad fe de etarras en San Sebastian

Hace algunos meses ví una película titulada Four Lions, que trataba de unos musulmanes radicales que vivían en Inglaterra y querían perpetrar un atentado en una maratón. Me sentía algo extraña porque no podía parar de reírme a pesar de que poco tiempo antes había ocurrido el atentado en el maratón de Boston y el tema de la película me parecía tan real que me sentía hasta mal por estar llorando de la risa. Pero con Fe de Etarras no he tenido esa sensación en ningún momento. No me ha hecho gracia. Nada, ni una pizca, ni una migaja.

Four Lions sí la tenéis que ver. A no ser que seas de los que ha criticado la temática de Fe de Etarras. Entonces ignoradme y aquí paz y después gloria.

Four-Lions

No es que por ser vasco extremeña me sienta con más propiedad para hablar del tema, pero es que joder… a veces menos es más y el guionista de la película se ha pasado metiendo las bromas con un puto calzador del todo a cien. Igual 5 metáforas relacionadas con el conflicto vasco hubieran entrado mejor que las 50 sin lubricante. No sé, digo.

Tras ver la película tuve que informarme, y no es que este guión se hiciera en el calentón de una noche, no. Este guión se ha estado cociendo tan a fuego lento como un buen plato de marmitako, pero el resultado es bastante incomestible, si es que esta palabra existe. Quiero decir, si este guión ha estado años en un cajón digo yo que muchas personas lo habrán ido leyendo. ¿En serio nadie dijo que las bromitas eran súper forzadas? ¿Nadie avisó de que lejos de herir la sensibilidad por lo ocurrido con el comando de las narices, los chistes tenían poca gracia de tan forzosos que eran? En serio, ¡cambiad de amigos!

He de decir a favor de la película que los actores son muy buenos. ¡Hostia puta si encima no lo hubieran sido! nos cortamos las venas con un peine para que duela más. También he de romper una lanza a favor con la escena de la bandera. Ahí sí, ahí me descojoné como quería haberme descojonado durante toda la película.

 

 

Be Sociable, Share!

Los comentarios están cerrados.